April 27, 2017 · music download trainspotting 2 ·

T2

LONDRES — Veintiún años después de que la película Trainspotting le ofreciera al mundo una mirada por el bajo mundo de Edimburgo, la franquicia está de vuelta con T2 Trainspotting. Dirigida por Danny Boyle, como la original, y protagonizada por varios miembros del elenco original, T2 está recibiendo una amplia aceptación en el Reino Unido. En marzo llega a Estados Unidos y América Latina.

La secuela muestra cómo los controversiales y adorables personajes de la primera película enfrentan la mediana edad. Ewan McGregor vuelve como Renton, el personaje principal, que es recordado por su célebre visita al “peor sanitario de Escocia”. Robert Carlyle aparece como Begbie, que desata peleas con casi cualquier persona que se cruza en su camino; Ewen Bremner vuelve como el tímido Spud que, en la primera película, tiene una memorable entrevista de trabajo mientras está drogado; y Jonny Lee Miller vuelve a ser Sick Boy, ahora conocido como Simon.

Aquí presentamos algunas de las primeras críticas.

El Herald de Glasgow, entre los periódicos escoceses, le dio una de las mejores críticas:

“Si la primera Trainspotting de Danny Boyle es considerada como una de las películas británicas seminales de los años noventa que continúa manteniéndose bien en la actualidad, entonces es un gran elogio decir que esta secuela tardía es igual de buena, o tal vez mejor.

EXPLORA NYTIMES.COM/ES

‘Es muy fácil matar periodistas’: La crisis de la libertad de expresión en México T2 no solo revive la energía incesantemente adictiva de la primera película con todo su lenguaje profano, escándalos sexuales, escenas de drogas y los terribles ataques violentos, sino que también muestra una mayor madurez, algo que nos ofrece una perspectiva inesperada que coincide con sus momentos de mayor valentía”.

The Scotsman fue un poco menos elogioso. Al cuestionar el impacto cultural de la película original, el crítico Alistair Harkness dijo que algunos momentos cruciales de la secuela se sintieron forzados:

“El estilo frenético de collage de Boyle, particularmente cuando nos vuelve a presentar a los personajes en medio de un torrente de cocaína, vómito y violencia, también le otorga a la película una sensación muy incómoda y aunque algo sacude a T2 el elenco no logra el rango emocional para lograr que sea coherente”.

En el Times de Londres, Kate Muir elogió la energía de la secuela y dijo que había algo inquietante en esta última película:

“Sí, Ewan McGregor vuelve como Renton, corriendo por las calles de Edimburgo, aullando un nuevo himno de desesperación. Excepto que ahora tiene 20 años más y es un hombre de mediana edad. Y está en un tranvía. La energía maníaca de la película original de 1996 tiene brotes esporádicos en T2 Trainspotting, pero el director Danny Boyle está en un estado de ánimo más melancólico y la historia está llena de nostalgia autorreferencial y flashbacks de los primeros días”.

Peter Bradshaw, de The Guardian, dijo que la película ofrecía un favorable contraste con la original y explicó que T2 proyecta una mirada poderosa y oscuramente divertida sobre los peligros del envejecimiento, provocando un tipo de shock distinto al filme original.

“En esa película a menudo me tapé la cara, incapaz de ver las escenas sobre bebés muertos y el buceo en los sanitarios espantosos. Ahora vimos los rostros de hombres desolados, lo que también provocó que quisiera mirar hacia otro lado: me aturdía comprender que sus vidas estaban llegando al final”.

The Independent también se mostró entusiasmado. Geoffrey Macnab le otorgó cinco estrellas en su reseña y escribió:

“Lo que es tan impresionante de T2 es su habilidad para permanecer fiel al espíritu de la película original, mientras se reconoce cuánto han cambiado los personajes en los años intermedios. El logro de Boyle es haber hecho una película salvajemente vital y agradable sobre un tema que suele ser muy oscuro”.

Nicholas Barber, de la BBC, tuvo una reacción más crítica y comentó, como algunos otros, que la nostalgia de la película bordeaba lo cursi.

“T2 Trainspotting, para usar su desconcertante título, es más lenta y anticuada que Trainspotting. No se ve tan bien, es más convencional y propensa a la nostalgia de los tiempos pasados. Dependiendo de cuán misericordioso sea —y la edad que tenga— usted se impresionará porque ha incorporado el tema del envejecimiento en su tono más suave, o se sentirá decepcionado de que no es la montaña rusa que era Trainspotting“.

Algunas publicaciones estadounidenses también la reseñaron. The Hollywood Reporter ofreció una visión mixta de la película. Neil Young dijo que el filme descendió a una especie de “schmaltz” —es decir, cierto sentimentalismo— y, al igual que otros críticos, argumentó que los personajes femeninos parecían haber sido una idea posterior:

“Las mujeres están muy al margen, incluso más que en Trainspotting: es insultante que la maravillosa Shirley Henderson tenga tan poco que hacer como Gail, la sufrida novia de Spud, mientras que Kelly Macdonald, de Boardwalk Empire, que es Diane, la novia colegiala de Renton, solo aparezca en un cameo de una sola escena de dos minutos”.

En The Wrap, Jason Solomons dijo que la película “no solo se siente más sabia, sino más cansada” que su predecesora. Remarcó el hecho de que la nueva película no parecía aprovechar las tendencias de esta época, como lo hizo la original.

“Mientras que la primera película de alguna manera capturó, definió y modeló el ambiente de la década de 1990 del pop británico y la cultura del baile, el New Labour y una nueva ola del cine británico, no puedes dejar de sentir que T2 Trainspotting pierde esa oportunidad, sobre todo porque se estaba rodando durante la votación del Brexit”.

Visto en NYT

¿Buscas el soundtrack?

T1

  • LinkedIn
  • Tumblr
  • Reddit
  • Google+
  • Pinterest
  • Pocket
Comments powered by Disqus